El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Nuestros nombres son: Melina y Héctor, y somos los papas de tres niños Hermosos, Vivimos en la ciudad de Paraná y hasta el 22 de enero de 2009 éramos una familia “normal”, con hijos sanos y felices; ese sábado 24 de enero llevamos a nuestra hija a la guardia pues tenía vómitos – desde esa mañana- y diarrea -en dos oportunidades con sangre, tampoco orinaba, el médico de guardia decidió Internarla, ya que ella estaba deshidratada. Nosotros decidimos internarla en la clínica solo por una cuestión de comodidad. Al día siguiente Dr.Gillermo Villagra, tenia sospechas que no se trataba solamente de eso y al ver que la nena estaba dematizada decidió llevarla a unidad de terapia y hacerle otro laboratorio. A las pocas horas nos dieron el diagnóstico: Síndrome Urémico Hemolítico. Teníamos conocimiento de la enfermedad pero no de la gravedad de la misma.

Durante las primeras horas de internación Zoe estuvo bien. El lunes 26 Vinieron a verla la Dra. Marina Alegre y la Dra. Alicia Sierro ( quienes atenderían a Zoe, el martes 27 a las 13.30 de la mañana hizo una convulsión y al día siguiente le colocaron un catéter para realizar diálisis peritoneal. El primer día de diálisis, dio buenos resultados, se le hizo dos bolsa en menos de 12 hs. Al día siguiente Zoe estuvo mal y los resultados de los análisis no eran muy alentadores, tenia peritonitis y no podían pasarle mucho liquido. Ella prácticamente estaba dormida y se quejaba del dolor. Zoe recibió tres transfusiones de sangre. Ver sufrir a nuestra hija de solo 1 año y diez meses, fue terrible, más aún saber que su vida corría peligro.

Pasaban los días y ella seguía sin orinar. Luego tuvo dos convulsiones más. Permanecimos 13 días en terapia intensiva, 7 de los cuales le hicieron diálisis. Sus riñones estaban afectados los laboratorio indicaban que todo estaba alto la (creatinina, urea, fósforo). Ella estuvo 11 días sin orinar, el día 2 de febrero Zoe hizo pis, no todo estaba perdidos, todos estábamos muy contentos. Cuantas fueron las secuelas y los daños renales que causó esta enfermedad aún no podemos saber -pues es muy pronto- solo tenemos que seguir los controles, sus dietas hiposodica e hipoproteica, pero solo sabemos que hay algo que esta enfermedad no pudo, No pudo afectar las ganas de salir adelante, esa fuerza impresionante, todo el amor que ella tiene, esas ganas de VIVIR, de sonreír y la alegría con la que se levanta día a día, como si agradeciera a DIOS por estar viva.

Nosotros sólo creíamos que esta enfermedad solo venia de la carne mal cocida, cuando a Zoe no le gusta la carne ni las verduras. Sin embargo es una bacteria que puede estar en cualquier lado. Nunca vamos a saber de donde se pudo contagiar, auque tengamos algunas sospechas, nunca pensamos que esto sucedería solo lo podíamos leer en algún diario o ver en la tele. La vida nos dio un golpe muy duro y espero que no nos toque sufrir más. Hoy Zoe empieza una nueva vida al igual que nosotros y rezando para que todo salga bien.

Queremos utilizar este espacio para agradecer a familiares, amigos, compañeros de trabajo. A personas totalmente desconocidas que se han acercado, A las personas que donaron sangre. Quisiera nombrar a cada una de las persona , por estar con nosotros, por la fuerza que nos han dado, por la contención, solidaridad, a cada una de las personas que nos ayudaron, de una u otra manera, cadenas de oraciones (católica y de todos los credos), llamados, mensajes, ir a verla a pesar que no podían entrar.

A las Dra. Marina Alegre y a la Dra. Alicia Sierro, quienes fueron las que le SALVARON LA VIDA A MI HIJA, por su exelente trabajo, profesionalismo y por el apoyo que nos dieron.

Al Dr. Guillermo Villagra quien la asistió con toda su dedicación, profesionalidad y urgencia necesaria.

Al Dr. Hugo Vainstein, por su atención, por la contención, juegos y todos los besos que a Zoe estimulaba y hacia reír.

A Mirta, Graciela , Silvana, Viviana, Fabiana, Miriam y a todas las enfermeras de la UTI, quienes estuvieron permanentemente con ellas por toda la atención por apoyarnos y escuchas.

Y al Sr. Aníbal Britos, excelente persona, tubo que escuchar los gritos de mi hija cuando le sacaba sangre.
Nucas con vamos a olvidar de todas estas personas, lo que han hecho por nuestra hija, porque por mas que sea el trabajo de ellos, han puesto una gran dedicación.

A cada una de ella MUCHICIMAS GRACIAS Y QUE DIOS LOS BENDIGA!!!!