El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Hola soy Carina la mamá de santiago. Santi contrajo síndrome en enero del 2008, en Mardel. Estábamos disfrutando de las vacaciones, habíamos hecho todo lo que Santi quería, porque por un tiempo no íbamos a ir a la playa ya que estábamos esperando mellizos para mayo, y con bebés es difícil salir. Fue un día que comenzó con diarrea y fuimos al médico a consultar, hicimos una dieta conforme al diagnóstico de gastroenterocolitis, y no fuimos a la playa, pero no era una diarrea común era muy copiosa asi que volvimos al médico, con mismo resultado, pero como le teníamos pánico al síndrome porque en Bs. As. una nena estaba internada en la Suizo con ese diagnóstico y dializada. Nosotros pedimos estudios que realizaron, pero cuando estaban los resultados fuimos con Santi que estaba muy decaído, y con una muestra de caca que a mi entender era con sangre, y el dr. Pedro Savando me dijo "te hablo como si fuera mi hijo, creo que es síndrome urémico hemolítico, y el mejor lugar es el Materno Infantil.

Lo trasladamos, no entendíamos nada, solo queríamos que no se nos muera, y llevarlo cerca de la familia pero era tarde, lo internaron en terapia y lo dializaron 11 veces, lo transfundieron 1, se le infectó el cateter y tomo antibióticos. Todo el equipo del hospital Materno Infantil me lo salvó, y nos aguantó en nuestros impulsos. Nos cuidó a todo el grupo de familia, no tengo palabras para agradecerle a la Dra. Mariela Baltar , al Dr. Rodríguez, al Dr Andrés Cohan, etc. un grupo humano que no olvidaré nunca.

Ahora seguimos una dieta muy estricta difícil porque Santi es de buen comer. Tenemos a los melli, pero no puedo evitar sufrir por el padecimiento de mi hijo, y pienso cuán injusto fue este episodio, pero se que nos hizo más fuertes, y superaremos juntos las pruebas de la vida.

Agradezco infinitamente a los abuelos de Santi, a los tíos y a los primos, que están siempre con él y lo consienten en todo. Y a todas las personas que rezan, y rezaron por nosotros. Gracias a Dios porque estamos vivos por él.