El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Me llamo Ester y mi hija Romina, que hoy tiene 29 años, padecio esta enfermedad a los 9 meses de edad, en marzo de 1979. Se recupero satisfactoriamente, aunque quedo hipertensa y con medicacion para esta secuela.
Estuvo internada durante un mes en el HOSPITAL DE NIÑOS RICARDO GUTIERREZ, siendo seguida, al ser dada de alta, por la Dra. Betty Grunfeld, en todo lo respecta a hipertension, ya que, en ese momento, era su especialidad.
En el momento de enfermarse, hace 29 años, y por una diarrea, concurrimos a nuestro pediatra, el cual, ante la poca informacion, pensó que se trataría de los traumas consecuentes a la apricion de los dientes.
Fue un dia miércoles, ante la palidez de la bebé, y los vómitos que se presentaban de color verdoso, y viendo que no mejoraba, recién el día sábado, y por ignorancia nuestra, concurrimos de urgencia al hospital de niños, donde se le practicaron los analisis de rigor. En ese mismo instante quedó internada, explicándonos, al papá y a mí, la doctora, del tipo de enfermedad que mi hija tenía, y que no entendíamos, ya que la confundíamos con una leucemia.
No tuvo convulsiones, pero, si atravesó por 8 diálisis peritoniales, las cuales duraban 12 hs, debiendo pesar los pañales para ver la cantidad de líquido que retenía y cuánto líquido había que administrarle a la diálisis siguiente.
También sufrió 8 transfusiones, las cuales, por el tamaño de las venas, debio ser canalizada en sus pequeños bracitos.
Recién pasado un largo período empezó a hacer pis, por sus propios medios.
Pido disculpas si me olvido de algun detalle, pero, pasaron bastante años.
Trata de comer sin sal, y hacerse controles endocrinológicos y nefrológicos, ya sea para detectar alguna anormalidad, como para, así también, tener un seguimiento de su otro problema.
Hoy mi hija se encuentra perfectamente de salud, aunque sufre por otros motivos ya que posee obesidad morbida que le ocasiona otros tipos de trastornos, pero sus riñones funcionan en forma absolutamente normal, y damos gracias a Dios y a los medicos, que en ese momento cuidaron de mi hija, y al Dr.CARLOS GIANANTONIO, hoy fallecido, que fue el que descubrio el metodo para curar esta enfermedad.