El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Me llamo Gabriela Lauga y soy la mamá de Micaela Toranzo (5 años) quien el 9 de marzo del 2003 debió ser internada de urgencia en terapia intensiva tras diagnosticarle SÍNDROME UREMICO HEMOLÍTICO (SUH), enfermedad que yo desconocía hasta ese momento. Allí comenzó nuestro calvario, estuvo internada durante 27 días (20 en terapia), le realizaron 17 diálisis peritoneales, las cuales llegaron a durar 12 horas, le hicieron 4 tranfusiones y debió ser intervenida quirúrgicamente en 4 oportunidades (con anestesia total corriendo los riesgos que ésta implica). Los médicos nos decían que esta enfermedad podía traer diversas complicaciones y dejar secuelas irreversibles, que así como había afectado la sangre y los riñones podía atacar el sistema neurológico, cardíaco y que era su obligación advertirnos que tenía el 3% de riesgo de muerte, y nadie nos aseguraba que nuestra pequeña hija no estuviera dentro de ese porcentaje, toda una locura que nuestras mentes no podía entender. No tengo palabras para explicar tanta angustia, miedo, bronca y sobre todo impotencia, pero gracias a la ayuda de Dios, de los médicos y enfermeras del Instituto Dupuytren, ella salió adelante con una gran fuerza de voluntad a pesar de sus 2 añitos y diez meses, y en el día 15 de la anuria comenzó a orinar. Para mal o para bien, ahora sabemos que toda esta pesadilla se debió al simple hecho de consumir una hamburguesa contaminada con la bacteria Escherichia Coli 0 157 en un local de comidas rápidas del Shopping de Villa del Parque a fines de Febrero, los primeros síntomas los sufrí yo, una gastroenteritis fuertísima y después Mica comenzó con dolores muy fuertes en su pancita, hasta derivar en una diarrea sanguinolenta con la cual después de realizarle los análisis pertinentes detectaron el SUH. Era algo imposible de creer, nuestra pequeña hija debatiéndose entre la vida y la muerte por haber comido una hamburguesa!!!!!! Lo curioso para nosotros era una pregunta en común que nos hicieron la mayoría de los médicos que la asistieron: comió su hija una hamburguesa en tal casa de comidas rápidas? Y sí, efectivamente ambas lo habíamos hecho, pero yo no quería encerrarme en esa hipótesis y comencé a preguntar cuáles eran las otras fuentes de contagio, pero por descarte de las mismas, la conclusión fue esa hamburguesa. También nos enteramos que habían más casos en distintos Hospitales por el mismo motivo, incluyendo los dos niños de La Plata, que luego desgraciadamente se tornaron mediáticos debido al fallecimiento de uno de ellos.
Por suerte ella fue evolucionado y el 4 de Abril le dieron el alta ambulatoria, salió muy medicada, hasta con una sondita nasogástrica por la cual le pasábamos algunos remedios que no toleraba por boca. Cada dos día le sacaban sangre y debíamos medirle cuidadosamente todo lo que tomaba y el pis que hacía para asegurarnos que sus riñones seguían respondiendo. Luego sus controles se fueron espaciando, hoy en dìa se encuentra medicada y con una dieta muy estricta baja en proteínas y en sodio para no recargar a sus riñoncitos, ella por ej. No puede comer más de 50 gramos de carne por día, con lo cual es muy difícil convivir, su hermana Carolina (9 años) a veces tiene que comer cosas a escondidas. Esto es de por vida, y con la esperanza de no tener que recurrir el día de mañana a un trasplante de riñón, ya que el 70 % de los casos se curan y el resto terminan en diálisis o trasplante.
Realmente nuestra vida no es la misma, hasta sus juegos cambiaron, ahora sus barbies son sus pacientes a las cual le realiza toda clase de prácticas médicas, sus autos son ambulancias y ella es la enfermera de turno.
Hay muchas preguntas que yo me hago, la primera es por qué no hay una campaña por parte de las autoridades contra esta enfermedad, ya que fue declarara endémica por el Ministerio de Salud y somos el país con el porcentaje más alto del MUNDO. La segunda qué clase de controles tenemos, ya que se permite que a estos locales llegue carne contaminada y luego se comercialice utilizando como argumento que la correcta cocción mata la bacteria, con el agravante que la mayor parte de su público son niños. Y la última, es qué puedo hacer yo como mamá para impedir que otra familia sufra esta desgracia, creo que esto se puede prevenir con información y difusión, pero por sobre todas las cosas con Voluntad, es por eso que junto a otros padres y prestigiosos profesionales de distintas Areas de la Salud unimos nuestros esfuerzos y fundamos la ONG LUSUH (Lucha contra el SUH) desde la cual trataremos de combatir esta enfermedad, pero por otro lado yo tengo mi batalla personal en los Tribunales, acciones Penales y Civiles contra la empresa que casi me arranca la vida de mi hija, además de otras denuncias realizadas en distintos Organismo Oficiales; aunque sea un largo camino por recorrer, confío en que algún día se haga Justicia, y que el deterioro de la salud de ella y la vida de otros niños no queden impunes.