El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Somos Nora Benitez y Alejandro Chavez, los padres de Lautaro, quien en Septiembre del año pasado, sufrio esta esfermedad.

Todo empezo con una diarrea, a la que se sumaron vomitos, sangre en a materia fecal, y por ultimo un decaimiento total, no podia mantener la cabeza erguida. Era increible verlo tan caido.
El primer lugar donde lo trataron fue el sanatorio modelo de Quilmes, en donde lo trataban de una gastroenterocolitis viral, que luego de una convulsion quedo descartado y se empezo a sospechar de la presencia de una bacteria.
Se ordena el traslado urgente al Sanatorio de la Trinidad de Quilmes, lugar al que estaremos eternamente agradecidos, debido a la atencion que recibio Lautaro y la contencion recibida por nosotros.
Lautaro estuvo en estado gravisimo, las primeras 48 horas en la trinidad los medicos temian lo peor.
Se hizo alrededor de 18 sesiones de dialisis peritoneal, recibio 3 transfusiones de sangre, medicacion anticonvulsiva, estuvo 7 dias en coma farmacologico con respirador artificial. Para nosotros era terrible ver a nuestro hijo en ese estado. Pero gracias a Dios, al excelente equipo que lo atendio en terapia intensiva encabezado por el Dr. Oscar Amoreo y fundamentelmente a las ganas de vivir que tiene nuestro hermoso hijo, Lautaro logro salir adelante. Fueron 25 dias terribles, hasta que el dia 20 de Octubre del año 2006, Lautaro fue dado de alta y pudimos volver a nuestra casa los tres, logicamente con todos los cuidados del caso, medicacion, visitas periodicas al especialista, etc.
Hoy Lautaro es el mismo de siempre, sin daño neurologico producido por la gran cantidad de convulsiones que tuvo.
Si, seguimos con los controles periodicos y esperando que la recuperacion renal sea total, lo cuidamos con dietas hipoproteicas e hiposodicas.

Esperamos nuestra historia sea publicada y pueda llegar a ayudar o a consolar a alguien, como nos paso en el peor momento de nuestro hijo, momento en el cual descubrimos esta pagina.