El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Mi nombre es Cintia, y antes que nada necesito agradecer a esta pagina. Cuando el enfermero me la paso, comencé a leer los testimonios y me llenaron de fuerza y esperanza.

Somos de Villa Carlos Paz, mi hijo Genaro de dos años, contrajo esta enfermedad, nunca se supo bien el origen, sospechamos que a través del AGUA DE LA PILETA. Comenzó el 31 de enero de 2014, tenia diarrea y vomito de manera asombrosa y desesperante. Lo llevamos a la guardia del hospital donde le hicieron análisis, ya había comenzado a dejar de orinar y estaba totalmente decaído. Paso una noche en observación y por la mañana nos informaron que era un probable caso de SUH y que seria trasladado a un hospital en la ciudad de Córdoba. Durante este traslado, no entendíamos bien que era, ni que tan grave podía ser, al llegar allá nos encontramos con el panorama.

Luego de que nos explicaran las consecuencias y secuelas de esta enfermedad, se nos cayo el mundo encima , de tener a nuestro hijo corriendo por la casa unos días atrás podíamos llegar a perder lo y nunca mas verlo como antes, era desesperante, angustiante.

Comenzó con diálisis, plan para alimentarse, otros días estuvo con sonda nasogastrica, dos transfusiones de sangre, una convulsión... parecía no acabar, venía una noticia buena y detrás una mala, pero Dios estuvo cada momento con él, a pesar de todo el panorama negro, Genaro salió de todo eso, fue fuerte como un león, valiente, soporto todas las molestias, dolores, que le hicieran análisis de sangre tantas veces... En total estuvo 15 días internado y luego regresamos a casa, mantiene una dieta hiposodica, toma medicación para la presión, hierro, ácido folico y control mensual con nefrología.

Quiero transmitirle esperanza, fe a quienes pasen por esta situación. Como leí en el testimonio de Emma (2013) "es una enfermedad agresiva pero con alto porcentaje de curación", Fuerzas. Oro por cada niño que transita esta enfermedad.

Saludos y gracias por esta página, fue mi lectura en las noches de hospital para inyectarme fuerzas, lloraba con cada testimonio, y volvía leer dos veces las partes en que las mamas contaban que sus hijitos se recuperaban. Muchas gracias.